Y que seas tú … Y que sea yo.

Los malos días nos fortalecen, y en los buenos se regocija este amor. No hay lugar más perfecto que tu abrazo, ni momento más intenso que en tu mirar.   La linea de pasión que roza entre lo salvaje y lo sublime, tu y yo la hemos violentado con este afan de querer y quemar,…