Pausas en el tiempo

 

El viento aterriza en aquel beso nocturno
y roza la caricia tibia que me entregaste,
vuela inconsciente hacia la cama que nos sedujo
en pasión latente y descansa en el lecho.

La realidad se regala el perturbado deseo
de parquear su carruaje frente a esa escena
cuando mi mano recorrió tu rostro en su inocente
afan de memorizarte, casi previendo la despedida.

Una mariposa se posa sobre el último
de nuestros abrazos y susurra en mi oído
tus últimas palabras, y tu presencia suena
tan lejana e imposible como las palabras de tu boca.

El tiempo que camina se burla en su paso
de los sueños derribados y las promesas
inacabadas, de las decisiones equivocadas
y de los amantes que se separan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s