Renacer

el

Inocente el olvido susurra un “por qué”
ante el escenario en ruinas,
una brisa le cierra los labios
y lo mece en su cuna de sombras.

La niña que no tuvo control
y provocó las llamas del fin
hoy sana sus heridas mientras camina,
pues su castigo es el de la propia vida.

El dolor que dejó un río detrás,
seca sus vestiduras y cambia sus
sabanas, el sueño inconsciente y el tiempo
son siempre el anestésico fiel.

La conciencia que gobierna al fin
arrastra lentamente los restos
victoriosos y renacidos del desastre,
un porvenir que gatea y crece.

El amor desde su banco en aquel parque
ve a la peculiar procesión por primera vez
cambiar de rumbo, cuestiona su propio futuro
pero guarda un respetuoso silencio.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. campoazul dice:

    La tristeza de la desolación, el precio que ha de pagar la niña es alto pues ha tener ante sus ojos la pena y los remordimientos.
    Precioso blog.

    Besitos.

  2. Tu versar tiene un sentido especial, diferente, que nos hace poner los 5 sentidos en cada línea y aún así, sentirnos embargados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s